Congreso Asagir 2019: Acortando brechas para llenar mejor la torta

03-07-2019, 13:37 - Ignacio Rodríguez, del INTA Balcarce, mostró las causas principales por las que a los productores se les escurren kilos y aceite en su produción.

Congreso Asagir 2019: Acortando brechas para llenar mejor la torta


Ignacio Rodríguez, del INTA Balcarce, mostró las causas principales por las que a los productores se les escurren kilos y aceite en su produción.



Un primer paso para mejorar es saber. ¿Por dónde se están escurriendo los kilos o la calidad de mi cultivo? La otra cuestión es tomar las decisiones adecuadas para llegar a la solución.



Cuando se trata de poner bajo la lupa la brecha de rendimiento entre lo posible y lo real siempre surgen dudas. ¿Dónde está el problema? El proyecto Brechas III intenta en esta etapa hacer foco en las causas que llevan esta diferencia.



El proyecto Brechas es una iniciativa llevada adelante por ASAGIR (Asociación Argentina de Girasol) con la participación de los ministerios nacionales de Agroindustria y de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, el CONICET y el INTA.



“Tiene como objetivo encontrar las causas de las brechas de rendimiento a partir de analizar el contraste entre los datos obtenidos a campo y los modelos que simulan el desarrollo del cultivo”, explicó durante el Congreso Argentino de Girasol el referente del INTA Balcarce, Ignacio Rodríguez.



La brecha de rendimiento de girasol actual es, en promedio, de 500 kilos por hectárea.



“Por qué es importante estudiar las brechas porque ante el incremento de la demanda mundial de alimentos, creemos que las posibilidades que tenemos para aumentar la producción están en aumentar el área cultivada, pero sólo un 9% corresponde a este ítem, intensificar el uso de la tierra un 16%, pero incrementar el rendimiento por superficie correspondería 75%”, relató Rodríguez.



Rodríguez explicó cómo construían la brecha: “Apuntamos a conocer las causas y factores por los cuales el cultivo sufre pérdidas desde el potencial sin limitaciones con aporte de agua, y el planteo de los productores donde juegan todos los factores, como nutrientes, malezas, enfermedades, plagas, etc”.



Entre las causas posibles de brecha, Rodríguez apuntó al impacto de la fecha de siembra, a la nutrición y, finalmente, a la sanidad, “probablemente el tema más complicado”.



Los rindes de esta campaña



En términos de rendimiento, el girasol ha logrado un salto tecnológico que le ha permitido tener nuevos máximos históricos. El pico se obtuvo en el ciclo 2014/15 con un rinde de 2.220 kilos por hectárea, con la particularidad de que fue la campaña con menor cantidad de área sembrada en toda la década.



En tanto, el rinde promedio en los últimos cinco años se ubica por encima de los 2.100 kg/ha, definiéndose así un nuevo status que supera casi en 20% los promedios registrados en la década previa (1.770 kg/ha).



Así las cosas, la última campaña el rinde alcanzó los 2.130 kg/ha (un 2,9% más que la campaña previa) y la producción nacional se incrementó un 11,4% respecto al ciclo anterior, alcanzando un volumen total cercano a las 4 millones de toneladas.



La mayor parte del aumento de área sembrada de girasol lo aportan principalmente dos regiones: el NEA y el norte y centro de Santa Fe. El 82,5% de las 600.000 hectáreas anexadas al girasol en los últimos cuatro años corresponden a esa zona.



Mientras que el sudeste y sudoeste de Buenos Aires, dos de las regiones girasoleras más representativas del país, no han tenido variaciones significativas.



El centro y norte de Santa Fe que para 2014/15 sembraba 90.000 hectáreas después de cuatro años triplicó esa superficie para alcanzar más de 280.000 hectáreas con girasol El caso más rutilante, sin embargo, se registra en el NEA, donde el cultivo literalmente ha explotado.



En 2014 había 135.000 hectáreas sembradas con girasol y en apenas 4 años la superficie destinada al cultivo creció 226%. En la última campaña, con 440.000 hectáreas, el NEA se ha vuelto la región que más área concede al girasol, superando incluso a zonas históricas para el cultivo como el sur de La Pampa y el sudoeste y sudeste de la provincia de Buenos Aires.



Fuente: Juan I. Martínez Dodda para Clarín

Eugenia BasualdoEugenia Basualdo - Ondas de Campo

+ Ver mas notas

Miercoles 03 de Julio de 2019 | 0 comentarios

Etiquetas:

Dejá tu consulta

IPesasiloSolidagroIPCV