Arcor apuesta al negocio lácteo y suma poder en Mastellone

04-06-2018, 09:14 - La alimenticia elevó al 42,65% su tenencia de acciones en la firma láctea. Busca crecer en el segmento de productos con mayor valor agregado donde SanCor perdió posiciones desde que entró en crisis.


La alimenticia elevó al 42,65% su tenencia de acciones en la firma láctea. Busca crecer en el segmento de productos con mayor valor agregado donde SanCor perdió posiciones desde que entró en crisis.



La firma alimenticia Arcor tiene la clara intención de crecer en el segmento lácteo y por eso continúa avanzando en la compra de acciones de la compañía láctea Mastellone Hnos. Hasta la semana pasada ostentaba el 40% del paquete accionario de la empresa que opera en el mercado local con la reconocida marca La Serenísima, pero el viernes compró poco más de 15 millones de acciones a un valor de u$s6,8 millones y ahora posee el 42,65% de la firma.



En 2015 la empresa liderada por Luis Pagani compró el 25% de la láctea por u$s50 millones y el aporte de capital de otros u$s10 millones. El acuerdo dejó la puerta abierta para que Arcor continúe sumando poder en la compañía láctea pero sólo hasta obtener el 49% del capital social, es decir, los herederos de Pascual Mastellone continuarían teniendo el control de la firma. Lo cierto es que ahora, en el sector suena cada vez con más fuerza que Pagani quiere tomar el control de La Serenísima hacia el 2020 y los accionistas mayoritarios de la firma lo estarían evaluando.



Las principales lácteas de la Argentina Mastellone Hnos y SanCor vienen arrastrando desde hace varios años serios problemas económicos que las llevaron a desprenderse de gran parte de sus activos.



Arcor ingresó a Mastellone en 2015 y en ese momento la firma mostraba consecutivos resultados negativos y un fuerte pasivo. Con el correr de los años logró mostrar señales de recuperación, incluso en su último balance del año 2017 obtuvo una ganancia después de impuestos de $1.156 millones. Ahora el dato clave y que entusiasma a Pagani es que la crisis que llevó a SanCor -su principal rival- a desarmarse como cooperativa y venderse a Adecoagro terminó siendo un muy buen negocio para Mastellone.



"Por el lado de la competencia, la situación públicamente conocida de SanCor ha tenido impacto en el mercado, dejando espacios en los diferentes segmentos que pudieron ser ocupados por nuestra Compañía y/o por el resto de las empresas del sector", destacaba el balance anual de Mastellone presentado en marzo en la Comisión Nacional de Valores.



Comercialmente la situación quedó en evidencia en las góndolas, mientras faltaban productos de SanCor, Mastellone, junto a otras firmas de menor escala salieron a ocupar los espacios vacios e incluso ofrecieron ofertas en segmentos relacionados al mayor valor agregado como los quesos y yogures.



Justamente en este rubro es donde Arcor quiere crecer de la mano de Mastellone, la intención de la alimenticia es potenciar el segmento de productos con mayor valor agregado y no sólo crecer en el mercado doméstico sino también en la región, donde ya cuenta con una plataforma de negocios consolidada.



Finalmente, para la concreción de este plan hay un factor determinante: la reactivación en el consumo local. Este ítem sigue preocupando a las principales firmas alimenticias y Arcor no es la excepción. Durante 2017 sus ingresos crecieron el 30% pero su ganancia final apenas el 3%, la suba de costos y la inflación le jugaron en contra, para este 2018 las perspectivas no son del todo alentadoras pero el proyecto de crecer el negocio lácteo sigue firme.



 



Fuente: Ámbito Financiero – Yamila Otero


Eugenia BasualdoEugenia Basualdo - Ondas de Campo

+ Ver mas notas

Lunes 04 de Junio de 2018 | 0 comentarios

Etiquetas:

Dejá tu consulta

IPesasiloSolidagroIPCV