Se come más carne y el negocio tiembla

14-09-2009, 19:58 - EL CONSUMO EN SU NIVEL MAS ALTO DE LOS ULTIMOS 15 AÑOS

Por: Matías Longoni
Desde 1994, es decir hace 15 años, que los argentinos no comían tanta carne como ahora. De la mano de una elevado oferta del alimento, producto de una prolongada liquidación del stock ganadero, y debido al bajo costo relativo de los cortes vacunos respecto de otros productores de la canasta básica, el consumo promedio ya superó este año los 70 kilogramos anuales por habitante.

Lejos de ser una buena noticia, el sector productivo encendió una luz de alarma. La explicación es sencilla: todo lo que ahora se está comiendo de más podría escasear en los próximos meses. La fecha crítica para la oferta, según un informe de la entidad técnica AACREA conocido ayer, sería el último trimestre de este año.

El trabajo analizó, en base a cifras oficiales correspondientes al primer semestre del año, la particular situación del mercado de la carne. Parece contradictoria, porque cuando casi todos los indicadores muestran mejoras, quienes entienden cómo funciona el negocio ganadero advierten de un colapso inminente. En criollo, dicen que se está comiendo tanta carne que en poco tiempo no habrá vacas suficientes como para atender tan elevada demanda.

También advierten que ante ese cuello de botella solo habrá tres caminos posibles: importar bifes de otros países, o clausurar otra vez las exportaciones, o achicar drásticamente el consumo interno, por vía básicamente de un fuerte ajuste de los precios.

"En lo que va del año, el consumo de carne vacuna de los argentinos llegó a niveles históricos por una gran sobreoferta. Este aumento es la consecuencia de la enorme cantidad de animales faenados por las condiciones climáticas adversas (sequía), y por la liquidación de hacienda -sobre todo de hembras- provocada por los bajos precios del kilo en pie y por la falta de políticas y reglas claras para el negocio", señaló AACREA.

Los ganaderos se desprenden de sus vacunos y, así, en julio pasado los frigoríficos faenaron 1,42 millones de cabezas, uno de los niveles más altos de la historia. "Esto permitió una oferta de 304.000 toneladas de carne, de las cual 22% se destinó al mercado exportador y 78% al consumo interno", indicó el informe.

Semejante volumen de carne encontró, una vez más, a los argentinos bien dispuestos para comer: hoy el consumo supera en 7 kilos, más del 10%, el promedio del quinquenio 2003/08. A cada habitante, en lo que va de 2009, le corresponde un consumo anualizado de entre 70 y casi 74 kilos de carne. La última vez que ese indicador había superado los 70 kilos fue en 1994, en el momento de esplendor de la convertibilidad.

Lo preocupante para AACREA es que este elevado consumo se sostiene a costa de sacrificar cada vez un mayor número de hembras. O dicho de otro modo, se están matando las vacas que en una situación normal deberían parir nuevos terneros.

En junio, este proceso de liquidación llegó a su máxima expresión histórica: de cada 100 vacunos que ingresaron al matadero, 53 eran hembras y solo 47 eran machos. La vacunación contra la aftosa refleja las consecuencias: el número de vacas se redujo 7,1% respecto de 2008.

El presidente de los CREA, Rafael Llorente, adelantó que en este escenario "la oferta de hacienda gorda se reduciría en el último trimestre del año", en especial para la categorías novillos pesados de exportación y vacas. Y esto, lógicamente, podría ser detonante de subas en los precios ganaderos.

Lunes 14 de Septiembre de 2009 | 0 comentarios

Etiquetas: aacrea, importar bifes, rafael llorente, carne, frigoríficos faenaron

Dejá tu consulta

IPesasiloSolidagroIPCV