Interés en el potencial del sorgo y la caña de azúcar

12-09-2011, 08:51 - Expertos de EEUU destacan su rol como proveedores de energía

Encontrar cultivos que tengan a la vez un gran potencial alimenticio y energético es uno de los desafíos de la ciencia hoy. Y es lo que trajo a la Argentina a los investigadores norteamericanos Jeffrey Steiner y Jeffrey Pedersen, para conocer la tecnología de las plantas azucareras que fabrican etanol y electricidad a partir de los desechos de la caña, y explorar las posibilidades de desarrollar biocombustibles a partir de sorgo dulce en el país.

"Nos interesa conocer la producción argentina porque creemos que los dos países tenemos mucho para hacer en materia de bioenergía", dijeron Steiner y Pedersen, que pertenecen a sendos programas del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, según sus siglas en inglés) especializados en producción de biomasa y sorgo dulce, respectivamente.

"No hay un solo cultivo que vaya a satisfacer toda la demanda de bioenergía en el mundo, así que nos interesa explorar y desarrollar todas las opciones", acotaron los expertos.

La gira de Steiner y Pedersen los llevó a la provincia de Tucumán, a visitar las plantas de los ingenios La Florida y Trinidad, la Estación Experimental Agrícola Obispo Colombres y el INTA.

"Nos interesa mucho el desarrollo que tienen los ingenios argentinos en producción integrada de azúcar, etanol y electricidad. En nuestro país no tenemos este nivel de desarrollo, porque el negocio está enfocado sólo en el azúcar", explicaron los expertos.

"En Estados Unidos pasamos de producir nada a 10.000 millones de galones de etanol en diez años. No sería sorprendente que, con el grado de desarrollo de la industria azucarera local, la Argentina se convierta en un importante productor de etanol de azúcar en pocos años", explicaron.

Consultados sobre si el país no podía padecer de una sobreoferta de etanol de caña, como ocurrió en algún momento con el etanol de maíz en los Estados Unidos debido a la proliferación excesiva de plantas productoras, los expertos dijeron que la clave para el desarrollo sostenible de este biocombustible es que haya un acuerdo entre los sectores.

"El secreto para que el biocombustible funcione es que sea negocio rentable y que el sector público, las empresas y los investigadores se pongan de acuerdo en establecer ciertas reglas de mercado", dijo Steiner. "Pero definitivamente un cultivo como este, que genera electricidad, bioetanol y alimentos tiene miles de posibilidades", acotó.

Además, los expertos destacaron el nivel de la investigación local en materia de caña de azúcar. "Nos sorprendió mucho el nivel de las experimentales. Y el hecho de que la ciencia trabaja vinculada a la industria, pensando en soluciones prácticas para la producción de caña", destacaron.

Potencial del sorgo

Pero no sólo el azúcar atrajo a Steiner y Pedersen a visitar el norte argentino, sino las posibilidades existentes para el sorgo dulce, con la idea de desarrollar líneas híbridas de este cultivo, con la idea de iniciar su comercialización en un lapso de cinco años. El sorgo, como el azúcar, tiene grandes posibilidades como fuente alternativa de biocombustibles y generación de electricidad.

Para esto, Steiner y Pedersen estuvieron en contacto con el INTA, la estación Colombres y expertos de la Asociación Maíz Argentino (Maizar). "El sorgo puede ser un buen complemento al azúcar en la producción de bioenergía", dijo Steiner.

El objetivo a largo plazo de los expertos es que ambos países intercambien germoplasma, información y expertos tanto en sorgo dulce como en azúcar. "De hecho, ya hay un historial de intercambio de materiales e información entre la Argentina y EE.UU., y vamos a seguir con esa práctica, así que es muy posible que en el corto plazo mandemos al país muestras de nuestro germoplasma de sorgo dulce", dijo Pedersen.
Fuente: La Nación

Lunes 12 de Septiembre de 2011 | 0 comentarios

Etiquetas: interés en el potencial del sorgo y la caña de azúcar

Dejá tu consulta

IPesasiloSolidagroIPCV