Mercado de Chicago

 

Los mercados de futuros, como la Bolsa de Chicago, viven de la construcción de expectativas que sus operadores levantan en torno de los productos que allí se negocian. Cuando esas expectativas son contrariadas por datos oficiales, el impacto es inmediato sobre los precios. Eso fue lo que ocurrió ayer, cuando el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés) proyectó en 49,99 millones de toneladas el volumen de las existencias finales estadounidenses de maíz 2019/2020, contra los 45,32 millones previstos por los privados.

Esa divergencia, contenida en el informe mensual de estimaciones de oferta y demanda que el organismo publicó a media rueda de negocios, fue suficiente para que los grandes fondos de inversión especuladores liquidaran unos 41.000 contratos, equivalentes a poco más de 5,2 millones de toneladas del cereal, y para que los precios del grano grueso perdieran un 3,55% de su valor. Las posiciones diciembre y marzo perdieron US$5,51 y cerraron con ajustes de 149,70 y de 154,13 dólares.

Otros datos dados por el USDA que acentuaron el descontento del mercado de maíz fueron la estimación de 350,01 millones de toneladas para la cosecha de Estados Unidos, que quedó arriba de los 347,59 millones esperados por los privados, y el volumen de cereal que será destinado a la industria del etanol, que fue recortado de 138,44 a 137,17 millones. En función de las magras ventas semanales, más lógico resultó el ajuste de 52,07 a 48,26 millones de toneladas que el organismo hizo en su cálculo sobre las exportaciones estadounidenses.

Con un avance de la siembra 2019/2020 sobre el 24,2% de los 6,4 millones de hectáreas previstos por la Bolsa de Cereales de Buenos Aires para el grano comercial, el maíz argentino registró un impacto parcial de las bajas externas. Por cereal disponible los exportadores ofrecieron US$145 por tonelada para las entregas sobre Necochea y sobre Bahía Blanca, 5 y 3 dólares menos que anteayer, y US$128 para el Gran Rosario, con una quita de 2 dólares.

El maíz para las entregas entre marzo y abril, que el martes se llegó a negociar a US$145 por tonelada, cayó ayer de 140 a 137 dólares para las entregas sobre el Gran Rosario.

En el Matba Rofex las posiciones diciembre y abril del maíz resignaron US$2,50 y 2,40, mientras que sus ajustes fueron de 137,50 y de 141,10 dólares por tonelada.

Soja, en pausa

Para la soja fueron alcistas las cifras dadas por el USDA ayer, dado que los 96,62 millones de toneladas estimados para la cosecha estadounidense quedaron abajo de los 98,87 millones del informe anterior y de los 97,51 millones previstos por los privados. Lo propio ocurrió con el stock final, que fue calculado en 12,52 millones, abajo de los 14,18 millones calculados por el mercado.

Sin embargo, la fuerte presión bajista del maíz y la incertidumbre en torno de la reunión que funcionarios de Estados Unidos y de China mantuvieron ayer impusieron una pausa a las aspiraciones alcistas del mercado para los precios de la soja en Chicago, que terminaron la rueda casi sin cambios respecto del miércoles, con ajustes de 339,33 y de 344,47 dólares por tonelada para las posiciones noviembre y enero.

Fuente: La Nación - Dante Rofi

IPesasiloSolidagroIPCV