Mercado de Chicago

 

En su segunda rueda bajista consecutiva, los precios del maíz y de la soja se negociaron ayer con pérdidas del 2,5 y del 1,5% en la Bolsa de Chicago, respectivamente, como consecuencia de reportes meteorológicos que auguran condiciones de tiempo menos riguroso para los cultivos, que comienzan a definir su potencial de rendimiento en el medio oeste de los Estados Unidos. Al cierre de los negocios, las pizarras reflejaron quitas de US$3,35 y de 3,25 sobre los contratos septiembre y diciembre del maíz, cuyos ajustes resultaron de 129,42 y de 132,47 dólares por tonelada. Para la soja la rueda terminó con bajas de US$4,87 y de 5,15% sobre las posiciones agosto y septiembre, que mostraron valores de ajuste de 321,14 y de 320,22 dólares por tonelada.

Desde el cierre de la semana pasada, los pronósticos meteorológicos para las próximas dos semanas sobre las principales áreas de producción de granos gruesos estadounidenses pasaron de la escasez de lluvias a precipitaciones entre normales a por encima de los registros usuales. En opinión de los operadores, de registrarse este aporte de humedad, los cultivos podrían apuntar a rindes superiores a los niveles que actualmente se manejan.

Como hecho negativo adicional para los precios de los granos, ayer continuó influyendo la posibilidad de que no exista una "fase dos" en el acuerdo comercial entre Estados Unidos y China, en medio de una guerra comercial que, aunque morigerada tras la firma de la "fase uno", continúa vigente. El viernes, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, confirmó que no cree que se avance en una nueva instancia de acuerdo con el gobierno chino y dijo a la prensa que "la relación con China se vio gravemente dañada. Podrían haber detenido la plaga; podrían haberlo hecho. Pero no la detuvieron".

Para el caso específico del maíz, el clima y los dichos de Trump eclipsaron las cifras alcistas publicadas el viernes por el USDA en su informe mensual de estimaciones agrícolas. En efecto, el organismo que el 30 del mes pasado había ajustado el área sembrada con el cereal de 39,25 a 37,23 millones de hectáreas ahora redujo de 406,29 a 381,02 millones de toneladas su proyección sobre el volumen de la cosecha 2020/2021, un dato que quedó debajo de los 388,53 millones previstos, en promedio, por los operadores.

Y en el caso de la soja, el USDA incrementó su proyección sobre el volumen de la cosecha estadounidense de 112,26 a 112,54 millones de toneladas, un volumen que, no obstante, resultó inferior al promedio calculado por los privados, de 112,95 millones de toneladas.

Para ambos casos, el organismo estadounidense dejó sin cambios los rindes de tendencia, en 112,04 y en 33,49 quintales por hectárea para el maíz y para la soja, respectivamente. En general, los operadores esperaban un incremento de estas cifras, que recién serían revisadas en el reporte del 12 del mes próximo, cuando el USDA deje de lado los datos de tendencia para proyectar rindes en función de los recorridos de campo.

Cultivos con desmejoras

Luego del cierre de los negocios en Chicago, el USDA publicó su nuevo informe semanal sobre el estado de los cultivos y allí dejó datos que bien podrían alentar el repunte de las cotizaciones del maíz y de la soja durante la rueda de hoy.

Ocurre que el organismo redujo del 71 al 69% la proporción de cultivos de maíz en estado bueno/excelente, un nivel que aún se ubica por encima del 58% de igual momento de 2019, pero que quedó abajo del 70% previsto por el mercado. El USDA agregó que el 29% de las plantas ya fue polinizado, un dato que está abajo del 32% promedio de las cuatro campañas precedentes.

Acerca de la soja, el USDA redujo en 3 puntos la proporción de cultivos en estado bueno/excelente, del 71 al 68%, que todavía se ubica muy por encima del 54% del año pasado, pero que quedó abajo del 70% manejado por los operadores en la previa del nuevo reporte. El organismo informó que el 48% de las plantas atravesó la floración y que un 11% ya formó vainas, por delante del 40 y del 10% promedio de las cuatro campañas anteriores.

Mercado local

Los precios doméstico reflejaron ayer las bajas externas. Por tonelada de soja disponible las fábricas ofrecieron 15.840 pesos para el Gran Rosario, $360 menos que el miércoles pasado. Para las operaciones pautadas en dólares, la caída fue de 229 a 223 dólares.

En Bahía Blanca y en Necochea los compradores redujeron sus propuestas de 230 a 225 dólares por tonelada de soja con entrega inmediata.

Las pizarras del Matba Rofex mostraron quitas de US$2 y de 2,40 sobre los contratos julio y noviembre de la soja, cuyos ajustes fueron de 232,50 y de 234,10 dólares por tonelada. Para la posición mayo la baja fue de US$1,90 y el ajuste, de 219,70 dólares por tonelada.

Por tonelada de maíz con entrega inmediata sobre el Gran Rosario los exportadores ajustaron su propuesta de 8800 a 8600 pesos o su equivalente en dólares, de 125 a 121 dólares. Para los puertos del sur también el saldo fue negativo, dado que las ofertas para Bahía Blanca cayeron de 140 a 136 dólares y para Necochea, de 135 a 130 dólares por tonelada.

En el Matba Rofex las posiciones julio y septiembre del maíz resignaron US$2,50 y cerraron con ajustes de 129,50 y de 134 dólares por tonelada, mientras que el contrato abril perdió US$2 y terminó la jornada con un valor de 133 dólares.

Fuente: La Nación - Dante Rofi

IPesasiloSolidagroIPCV