Bolsa de Comercio de Rosario

Para cubrir embarques, en Bahía Blanca elevaron el valor de la oleaginosa de 8500 a 9000 pesos.

El ciclo comercial 2017/2018 de la soja argentina no solo quedará marcado por la pérdida de casi 20 millones de toneladas por causa de las adversas condiciones climáticas. La guerra comercial entre los Estados Unidos y China, que modificó por completo el escenario global, y el nuevo esquema doméstico de derechos de exportación, que eliminó el diferencial que favorecía la industrialización de la oleaginosa, también serán recordados.

Relacionados entre sí, el último de los factores descriptos es el que está determinando el nivel de precios de la soja argentina en la actualidad. No hay tendencia para las cotizaciones, sino reacción a necesidades de corto plazo de la exportación de poroto de soja.

Esto quedó reflejado en los últimos días en el Puerto de Bahía Blanca, pero se replica a diario en el resto de las terminales. Mientras el único comprador de soja para moler que opera en la terminal marítima sostenía desde el lunes una oferta de 8500 pesos por tonelada, la súbita aparición de un exportador necesitado de grano para embarcar llevó el valor de la oleaginosa hasta los 9000 pesos, nivel ante el cual el representante de la industria debió dar un paso atrás.

Una fuente del sector comercial explicó a LA NACION que los márgenes actuales no le permiten a la industria convalidar niveles de precios próximos a los 9000 pesos por tonelada de soja y que por eso los exportadores no encuentra oposición cuando entran en el mercado.

"En el sur (por Bahía Blanca y Necochea) todavía queda oferta de soja con condición cámara (calidad de exportación) y eso mantiene firme el interés de los compradores. Normalmente para esta época del año el mercado está dominado por las fábricas, pero la demanda de China por su guerra comercial con Estados Unidos y la equiparación de las retenciones para todo el complejo sojero han modificado las lógicas habituales", agregó el operador.

En la zona del Gran Rosario ayer las fábricas elevaron su oferta por tonelada de soja de 8700 a 8800 pesos, un nivel de precios que las dejó lejos del FAS teórico (capacidad de pago) calculado por la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR), de 8312 pesos por tonelada. Los exportadores, menos activos que lo visto en Bahía Blanca, ubicaron sus ofertas entre los 9000 y los 9100 pesos, según el volumen comprometido.

"Ayer las fábricas lo que más hicieron fue fijar valor para muchos contratos que estaban sin precio. El cálculo es que hubo fijaciones por cerca de 100.000 toneladas y negocios por grano a remitir por no más de 20.000 toneladas", detalló un operador de la plaza rosarina.

En su reporte semanal sobre carga de buques programada, la BCR indicó ayer que para el período que va del 14 del actual al 4 del mes próximos se prevén embarques de poroto de soja por 226.320 toneladas desde el Gran Rosario; 186.737 toneladas desde Bahía Blanca; 117.282 toneladas desde Necochea, y 60.000 toneladas desde otros puertos.

El martes, la agencia Reuters, con datos de la firma Nabsa, detalló que durante los primeros diez días de noviembre salieron hacia China 345.768 toneladas de soja, despachadas por las firmas Cofco, Cargill, ADM, Amaggi, ACA y por LDC.

Respecto del mercado externo, ayer las pizarras de la Bolsa de Chicago reflejaron subas de US$1,93 y de 2,02 sobre los contratos enero y marzo de la soja, cuyos ajustes fueron de 326,56 y de 331,52 dólares. La tónica alcista estuvo dada por la continuidad de las negociaciones entre China y los Estados Unidos para procurar superar la guerra comercial. Algo sobre lo que aún no hay hechos concretos.

Fuente: La Nación – Dante Rofi

IPesasiloSolidagroIPCV