Bolsa de Comercio de Rosario

Los compradores ofrecieron $ 4500 por tonelada.

El precio de la soja volvió a caer ayer en el mercado local, en sintonía con el cierre adverso en la Bolsa de Chicago, donde la oleaginosa completó la cuarta rueda bajista consecutiva. En ese escenario, la consecuencia comercial fue la escasez de negocios en el ámbito de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR), donde compradores y vendedores no encontraron un punto intermedio de encuentro.

Por tonelada de soja con entrega inmediata las fábricas propusieron en forma abierta $ 4500 para las terminales del Gran Rosario, $ 50 menos que el jueves pasado. "El mercado estuvo apagado y con las puntas muy distantes. Recién en $ 4650 aparece mercadería, pero los compradores no estuvieron dispuestos a subir hasta ese nivel en medio de las bajas externas y de la apreciación del peso frente al dólar", contó a LA NACION un operador. Añadió que durante la jornada el volumen comercializado no superó las 10.000 toneladas.

La tónica bajista también se reflejó en los puertos de Bahía Blanca y de Necochea, donde los compradores ofrecieron 4400 y 4350 pesos por tonelada, 50 pesos menos que en la rueda anterior.

En cuanto a la soja de la próxima cosecha, la BCR indicó que no hubo ofertas abiertas de la demanda, pero calculó como propuesta factible 265 dólares por tonelada de la oleaginosa con entrega en mayo.

Las pizarras del Mercado a Término de Buenos Aires (Matba) mostraron quitas de US$ 1,20 y de 1,10 sobre las posiciones enero y mayo de la soja, cuyos ajustes resultaron de 267,80 y de 267,50 dólares por tonelada.

En Chicago, los contratos enero y marzo resignaron US$ 2,66 y 2,75, mientras que sus ajustes fueron de 361,01 y de 365,24 dólares por tonelada. El pronóstico extendido de 6 a 10 días, con lluvias normales para la Argentina y para Brasil, fue uno de los principales factores de presión bajista para la oleaginosa.

Pero no fue el único, ya que buena parte de los operadores consideró que hoy, en su informe mensual de estimaciones agrícolas, el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos elevará su previsión sobre el stock final de soja estadounidense hasta los 11,92 millones de toneladas, frente a los 11,57 millones del reporte anterior.

Respecto de los cereales, la jornada ayer resultó positiva para el trigo con entrega en la zona del Gran Rosario, dado que, por la importante dinámica de los embarques, los exportadores ofrecieron $ 2800 por tonelada disponible, 50 pesos más que el jueves pasado. Por las entregas en enero y en febrero, los interesados propusieron 165 y 167 dólares, respectivamente.

En el sur de Buenos Aires, donde aún quedan compradores interesados en los últimos lotes de la cosecha anterior hasta tanto ingrese la mercadería nueva, se pagó $ 2900 por cereal con entrega en el muy corto plazo para Necochea y $ 2800 para Bahía Blanca. En estas terminales, el grano para enero se mantuvo en 160 y en 164 dólares por tonelada, respectivamente.

Negativo fue el saldo de la rueda para las posiciones enero y julio del trigo en el Matba, que tras perder US$ 1,30 y 3 cerraron con ajustes de 162,50 y de 175 dólares.

En EE.UU. el piso se sigue moviendo para el trigo, que ayer sumó la sexta rueda bajista consecutiva. La posición marzo en Chicago y en Kansas perdió US$ 2,02 y 1,93, en tanto que su ajuste fue de 151,94 y de 151,66 dólares.

Fuente: La Nación – Dante Rofi

IPesasiloSolidagroIPCV