Biodiésel: por qué es clave para el país volver a exportar a Europa


Luiz Zubizarreta, vice presidente de la cadena de la soja, recalcó que el mercado europeo absorbía más de 1,5 millones de toneladas.



La Asociación de la Cadena de la Soja Argentina (ACSOJA) celebró el fallo de la Corte General de Justicia de la Unión Europea (UE) anunciado recientemente que anula la aplicación de derechos de importación sobre el biodiésel de soja argentino.



“Es muy probable que el Gobierno de la Unión Europea apele este fallo por lo que la vuelta del biodiésel a Europa es un proceso muy largo”, indicó a Clarín Rural Luis Zubizarreta, vice presidente de la asociación.



Cabe recordar que este conflicto comenzó en noviembre de 2013 cuando la Unión Europea impuso aranceles de entre un 22,0 y un 25,7 por ciento a productores argentinos por supuesto dumping. Desde Argentina se calificaron estas medidas implementadas por la UE como proteccionistas, “También obtuvimos el fallo a favor por parte de la Organización Mundial del Comercio (OMC). La UE apeló también este fallo y a mediados de octubre seguramente estará el veredicto”, indicó.



Para Zubizarreta, quien también es presidente de la Cámara Argentina de Biocombustibles (CARBIO), este fallo es muy importante para el país ya que Europa llegó a comprar más de 1,5 millones de toneladas de biodiésel por año por un valor superior a USD 1.200 millones.



En este sentido, y para describir cuál es la situación actual del sector, el ejecutivo detalló que la capacidad de la industria argentina es de 4.5 millones de toneladas y para este año se espera que se exporte 1,4 millones de toneladas de biodiésel y otro millón de toneladas lo absorberá el mercado doméstico por lo que la capacidad ociosa de las industrias es de más de 2 millones de toneladas.



En Argentina se produce gran cantidad de soja (en la campaña 2015/16 se produjo cerca de 60 millones de toneladas) y se obtiene 2 subproductos cuando se industrializa el poroto: harina de soja, que es el principal producto de exportación de Argentina y se vende para alimentar al ganado (proteína vegetal); y el aceite.



 



“Sobra aceite en el mundo y si nosotros seguimos produciendo aceite, más vamos a derrumbar los precios. Transformar parte de ese aceite en energía tiene la enorme importancia porque por un lado, no llenamos el mundo de aceite y generamos menor presión al mercado de aceite y por el otro, al tener mejores precios, la industria tendrá mayor capacidad de pago y el productor podrá comercializar mejor su cosecha de soja”, destacó.



Fuente: Clarín Rural


Martes 27 de Septiembre de 2016

Etiquetas: biodiésel

IPesasiloSolidagroIPCV