Las secuelas de un año duro

- El escenario neocelandés...



La productividad ha crecido 0.9 por ciento por año en la última década, no obstante el 2004/05 fue un año productivo difícil para los tamberos neocelandeses.



Los resultados de la encuesta económica publicada por Desxcel 2004/05 confirman que ese fue un año productivo difícil para los tamberos.



La producción de sólidos en leche declinó 2,5 por ciento a 97.573 kg por tambo. Tardó en comenzar la temporada a causa de una primavera fría, a su vez, el otoño del año pasado fue muy seco en muchas regiones, restringiendo los días en leche.



Del lado positivo, un mejor pago de los sólidos amortiguaron la caída de la producción de leche.

En general durante 2004/05 los ingresos de los tambos aumentaron 7,9 por ciento hasta 468.712 de sólidos por tambo a $4,80/kg. Sin embargo, un incremento en los gastos contrarrestó el aumento del ingreso. El total de gastos del productor tambero subió en todas las categorías, reflejando la hostilidad de la temporada, y el aumento del precio de los insumos.


Los costos de los alimentos, de los fertilizantes, mantenimientos y los intereses son los que aumentaron más significativamente. Por consiguiente, la rentabilidad de la explotación, antes de la aplicación del impuesto, fue reducida en promedio en la última década a $41.450 por tambo.



Productividad es la medida de la eficiencia de cada tambo y de su performance. Lo producido como sólidos en leche, ganado vendido, entre otros en relación con los insumos usados en los procesos productivos.



La producción cayó 1,3 por ciento y los insumos aumentaron 2,1 por ciento, lo cual significa que durante el período 2004/05 la eficiencia marcó su mayor declive en trece años, llegando al 3.2 por ciento.



Los tambos han crecido, y tanto la producción como los insumos han aumentado considerablemente. En 2004/05 el tamaño promedio de los tambos era de 297 vacas en ordeñe en 109 has. Diez años atrás el promedio indicaba 184 vacas en ordeñe en 75 has. A pesar de eso, los tambos se han vuelto más eficientes, la productividad ha crecido 0.9 por ciento por año en la última década. Mientras que esa cifra significa el doble que la década pasada, eso no quiere decir que haga temblar a los competidores. Sólo se alcanzó dos veces el cuatro por ciento de productividad desde 1990.

La producción total del tambo se incrementó 6,1 por ciento por año en la última década. Los sólidos en leche son los que más crecieron: 5,6 por ciento, mientras que la producción estaba en 55.015 kg sólidos por tambo en 1995/96, pasó a 97.573 kg sólidos por tambo en 2004/05.



También se registró un crecimiento en las ventas de ganado del orden del 0,6 por ciento.

Los insumos han aumentado un 5,1 por ciento anual en la última década. El capital (crédito) subió 1,5 por ciento, alimentación 1,1, mano de obra 0,8 vehículos y combustible 0,5 y fertilizantes 0,4 por ciento, todos hacen al incremento en el precio de los insumos.



El 2005/06 es otro año para los productores lecheros y se anticipa que el índice de productividad va a ser ascendente, de manera de poder soportar una menor paga por los sólidos en leche.


Cada año Dexcel analiza alrededor de 500 explotaciones lecheras como parte de un trabajo anual de encuestas económicas, fundado por Dairy InSight. El reporte completo se encuentra disponible en www.dexcel.co.nz


Extraído de New Zealand Dairy Exporter “Efficiency down but future brighter”. Junio



FUENTE :INFORTAMBO

Lunes 15 de Marzo de 2010

Etiquetas:

IPesasiloSolidagroIPCV