La importancia de establecer reglas claras para producir novillos pesados


De acuerdo a la Sociedad Rural de Jesús María, resulta indispensable la generación de incentivos que estimulen la producción de novillos de exportación.



La carne argentina es reconocida a nivel internacional no sólo por su extraordinario sabor, sino también por su consistencia y propiedades nutricionales. Incluso, los consumidores europeos la consideran como la “mejor del mundo”, al asociar su calidad con las condiciones geográficas y climáticas de nuestras pampas.



Ahora bien, ¿qué es lo que nos está faltando para despegar y potenciar nuestras exportaciones de carne? Según la Sociedad Rural de Jesús María, es indispensable generar políticas de estado, que trasciendan a los gobiernos de turno e incentiven la producción de novillos pesados. Para ello, se necesita que el Estado establezca reglas claras, asumiendo el rol de “mediador” entre los productores ganaderos y los frigoríficos.



Por otro lado, la entidad hizo mención al hecho de alcanzar estabilidad y seguridad en el precio. Claramente, el productor no apostará a la producción de novillos de exportación si, a medida que aumentan los kilos, bajan los valores y la eficiencia de conversión. En ese sentido, lo mejor sería delinear una tipificación lógica y estándar, a partir de un consenso entre los mismos frigoríficos y productores. Solo de ese modo, los ganaderos empezarían a mirar a los establecimientos cárnicos desde un lugar de reciprocidad.



Dicho en otras palabras, los cortes deberían empezar a ser valorizados por su calidad, terneza y grado en engrasamiento, y no por el tamaño de la res. Claramente sería una medida que ayudaría a transparentar la cadena de la carne posicionando su producción.



Para la Sociedad Rural de Jesús María, se podría llegar a vender al exterior más de un millón de toneladas de carne por año, si como país adoptásemos un sistema que apunte a producir novillos pesados a base de una buena recría pastoril. “En un contexto de buenos precios internacionales, significaría un aporte sustantivo para la Argentina”, aseveraron desde la Comisión Ganadera de la institución.



¿Cómo estimular la producción de novillos pesados en el corto plazo?



El hecho de que el precio baje o suba es algo inherente al mercado y no depende del productor. Sin embargo, como cadena de valor que somos, deberíamos apuntar a la reducción de costos ya sea impositivos o laborales.



“A nivel provincial, por ejemplo, el gobierno podría compensar con un cheque a aquel productor que supere cierta cantidad de kilos por cabeza (430 kilos en el caso de los gordos y 270, en el caso de la invernada). En tanto, a nivel nacional, los kilos adicionales podrían servir para deducir en Ganancias o bien se podría pensar en alguna alternativa novedosa para Ingresos Brutos, al tratarse del impuesto más distorsivo que tenemos hoy por hoy”, concluyó la Mesa Ganadera de la Sociedad Rural de Jesús María.



 



Fuente: La Voz del Interior


Miercoles 01 de Noviembre de 2017

Etiquetas: ganadería, córdoba, novillos, alimentación

IPesasiloSolidagroIPCV