Una vieja molécula reformulada: ¿solución contra los hongos resistentes?


En Brasil, hallaron que el mancozeb, un principio activo con más de 60 años de antigüedad, puede retomar vigencia por sus características particulares.



Las malezas son, hoy por hoy, la principal preocupación para los productores en términos de resistencia a las aplicaciones de fitosanitarios, pero crecen los alertas de especialistas sobre que la misma tendencia se irá observando también en insectos y hongos.



En Brasil, por ejemplo, ya sufren la presencia de enfermedades que no sienten afecto alguno ante la acción de funcigidas, como la roya de la soja. En Europa, sucede lo mismo con la ramularia en cebada. En Argentina, la situación no es tan grave aún en los cultivos más extendidos, pero ya hubo casos de resistencia a fungicidas en papa, vid, manzana y maní.



Uno de los expertos que viene advirtiendo sobre este fenómeno es Marcelo Carmona, reconocido fitopatólogo de la Fauba. En una nota de prensa enviada por la firma ULP, Carmona subraya que “lo que hoy más se ve es la situación de las malezas, pero toda la agricultura va a ir generando cada vez más casos de resistencias por varios motivos: el mal uso de los agroquímicos pero, también, por los cambios en los microorganismos, en los sistemas productivos y en el clima”.



“Salen fungicidas para enfrentarlas y a los dos años no sirven más”, relata Carmona sobre la presión de enfermedades. En el caso del maní, ejemplifica: “ya pasaron carbendazim, triazoles, estrobirulinas y nada parece alcanzar”.



Vieja pero nueva



Pero para que puede haber solución. Según Carmona, la encontraron en Brasil y se llama “mancozeb”, un principio activo con más de 60 años de antigüedad que ahora retoma vigencia por sus características: es un fungicida protector no penetrante y multisitio.



“Esa es la clave: actúa sobre seis lugares distintos y destruye a la célula. En definitiva, el hongo no se puede defender porque es atacado por un montón de lugares, no sabe de dónde viene la piña”, grafica el experto de la UBA.



En Brasil esta estrategia es un éxito y ha multiplicado por cinco el uso de este principio activo. “Todas las compañías recomiendan mezclar con él”, resume el fitopatólogo. En Argentina, el principal proveedor de este principio activo es UPL.



Recomendaciones



Para los expertos, es clave tener una estrategia anti resistencia y el mancozeb no debe estar ausente de ella. Para diseñarla vale la pena tener en cuenta que, en soja, resulta muy útil ante enfermedades foliares como mancha marrón, tizón o roya, por ejemplo, mientras que en maní es estratégico frente a la peligrosa viruela tardía.



En kilos, las respuestas a su aplicación son contundentes. En algunos casos medidos en tizón en soja, en la campaña 2015/16, los ensayos mostraron resultados superiores a los 700 kilos extra comparados con el testigo sin tratar.



Fuente: La Voz del Interior

Miercoles 06 de Septiembre de 2017

Etiquetas: brasil, malezas

IPesasiloSolidagroIPCV