Estrategias para ajustar el manejo del girasol en una campaña que promete


Referentes de la cadena girasolera recomendaron hacer un buen barbecho, elegir con cuidado la variedad y planificar la fertilización.



Mientras a nivel país ya se implantó casi el 16 por ciento del área que se proyecta para el cultivo de girasol -1,8 millones de hectáreas-, en el sur de Buenos Aires y sur de La Pampa -región que explica casi la mitad de la producción nacional- los productores se preparan para ajustar el manejo de un miembro de la rotación que les resulta clave. Es por eso que la Asociación Argentina de Girasol (Asagir) realizó días atrás en Tres Arroyos un encuentro de actualización técnica.



“El girasol tiene múltiples ventajas en esta zona”, dijo Carolina Istilart, técnica de la Chacra Experimental Integrada Barrow, una de las oradoras del encuentro. “Se cosecha en febrero, antes de que comiencen los excesos de humedad del otoño, es muy competitivo en suelos profundos –incluso con tosca a 30 o 50 centímetros como tienen los campos de la zona- y desempeña un buen comportamiento ante situaciones de menor aporte hídrico”, enumeró.



La técnica destacó que “los productores tienen interés en volver a rotaciones diversificadas, algo clave para el control de malezas”. Según Istilart, para hacer frente a esta problemática, además de rotar cultivos, hace falta diversificar fechas de siembra, cultivares y herbicidas con distintos modos de acción.



“Para la siembra de girasol hay que hacer un buen barbecho pero también elegir el cultivar más adecuado –y para esto nada mejor que recurrir a los datos de la Red de Ensayos de Cultivares de Girasol que el INTA coordina junto a Asagir-, pero también hay que tomar medidas de manejo que le den competitividad al cultivo, como la fertilización”, puntualizó.



La proyección de 1,8 millones de hectáreas para esta campaña suma un 9% al área cultivada en el ciclo anterior que viene a acrecentar el 40% de crecimiento alcanzado por el girasol luego de la quita de las retenciones.



“El girasol había llegado a 2,6 millones de hectáreas, cayó después a 1,2 millones y este año está recuperando 600 mil hectáreas. Es un gran avance, aunque falta mucho para seguir creciendo”, destacó durante la jornada el asesor económico de Asagir, Jorge Ingaramo.



“Los mercados están dinámicos como siempre. En el mundo hace falta aceite de girasol”, disparó el economista, quien detalló que en el futuro la demanda se puede presentar al mismo ritmo de crecimiento de los últimos años, un 7,9%, y alentó a producir más para industrializar más y generar mayor inversión en toda la cadena de valor del cultivo.



Fuente: Clarín

Martes 05 de Septiembre de 2017

Etiquetas: girasol, campaña 2016/17

IPesasiloSolidagroIPCV