Encuesta de Aapresid: rama negra y yuyo colorado, las malezas más expandidas


El relevamiento anual de la Red de Ensayos en Malezas (REM) determina cuáles son las especies cuyo combate es más difícil. Qué estrategias están siguiendo los productores para atacarlas.



La Red de Ensayos en Malezas (REM) de la Asociación Argentina de Productores en Siembra Directa (Aapresid) difundió los resultados de la encuesta que realiza anualmente entre sus regionales para conocer cuáles son las malezas con mayor preponderancia en cada zona del país.



Como es usual, el relevamiento se dividió en tres regiones: Núcleo (Norte de Buenos Aires, Sur de Santa Fe, Entre Ríos y Sudeste de Cba), Oeste (resto de Córdoba, San Luis, La Pampa y Noroeste de Buenos Aires) y Centro y Sur de Buenos Aires.



Aapresid destacó que hay “marcadas diferencias entre zonas”, lo que “manifiesta una vez más la necesidad de estrategias de manejo ajustadas a cada una y, lo que es lo mismo, el posible fracaso que implica copiar recetas exitosas de otros lugares”.



Barbecho



Las malezas más frecuentes durante el barbecho varían entre zonas, aunque tienen un denominador común: la Rama negra (conyza sp), es la más mencionada en todo el territorio.



De hecho, esta semana un técnico de Aceitera General Deheza (AGD) detectó lotes con fuerte presencia de esta especie.



Le siguen en frecuencia promedio Perejilillo (Bowlesia incana), Ortiga mansa (Lamium ampleuxicable), Raigrás (Lolium sp), Nabos (Brassica sp), Cerraja (Sonchus oleraceus) y Pensamiento (Viola arvensis), estas cuatro últimas muy frecuentes en el centro y sur de Buenos Aires.





Córdoba, en cambio, tiene presencia de sorgo de Alepo y parietaria, que no se observa en otras regiones.



Invernales



Las malezas más frecuentes en los cultivos de invierno sí tienen composiciones muy distintas conforme la región.



En la zona núcleo prevalecen Rama negra, Raigrás, Avena negra (Avena fatua), Pensamiento y Perejilillo.



En el Oeste, Ortiga mansa, Perejilillo, Rama negra y Pensamiento.



En el centro y sur de Buenos Aires, los Nabos, Raigrás, Avena negra y Sanguinaria (Poligonum aviculare).



Estivales



En los cultivos de verano, Rama negra también es muy mencionada en las tres zonas, y le sigue en importancia el cada vez más problemático “yuyo colorado” (amaranthus sp).



En la zona núcleo dominan también Pata de ganso (Eleusine indica), Capín (Echinochloa colona), Cuaresma (Digitaria sanguinalis), Clorideas (Chloris sp., Trichloris sp, Eustachys sp.), Flor de Santa Lucía (Commelina erecta) y Sorgo de Alepo (Sorghum halepense).





En el Oeste (fundamentalmente, Córdoba) el Yuyo Colorado le gana a Rama negra y siguen en la lista Sorgo de Alepo, Pata de ganso, Cuaresma, Clorideas, Lecherón (Euphorbia sp.) y Gonfrenas (Gomprena. sp).



En el Centro y Sur de Buenos Aires, además de Rama negra son frecuentes Cerraja, Nabos, Pata de ganso, Cuaresma, Lecherón y Quinoa (Chenopodium album).



Genética



En soja, el 18 por ciento de la superficie sembrada se hace con variedades STS (tolerante a sulfonilureas), siendo un porcentaje algo menor en la zona Oeste.



En maíz, el 21 por ciento se realiza con híbridos tolerantes a glufosinato de amonio, siendo esto mayor en zona Núcleo y Oeste, mientras que un 13 por ciento del área posee la tecnología CL (tolerante a imidazolinonas), siendo algo mayor en la zona Oeste.



Herbicidas



Los residuales tienen cada vez más aceptación.



Su utilización en soja de primera ronda el 85 por ciento, siendo un 20 por ciento menor en el centro y sur de Buenos Aires. En soja de segunda, es prácticamente nulo en esta zona, pero ronda el 70 por ciento en las otras dos.





En maíz temprano supera el 90 por ciento, a excepción del sur que ronda el 80 por ciento. Para el maíz tardío y de segunda ronda el 90 por ciento, a excepción del sur que ronda el 65 por ciento.



Limitantes



Entre las principales limitantes que impiden un mejor manejo de malezas, los productores mencionan a las aplicaciones tardías como la número uno. Para Aapresid, “esto debe hacer repensar al productor, ya que es una variable relativamente sencilla de solucionar”.



En segundo lugar se ubican los alquileres tardíos; y, en tercero, la falta de piso, producto de los excesos hídricos, “pero que aparenta ser un escenario cada vez más frecuente y que deberá analizarse con atención a la hora de planificar próximas campañas”.





En tanto, “las fallas en el reconocimiento sin duda es un déficit en los profesionales, a atender en lo inmediato”, agrega Aapresid.



Manejo



Por último, sobre las prácticas de manejo no-químicas que se están implementando en campos del grupo Regional, los cultivos de cobertura fueron mencionadas por el 70 por ciento de los grupos.



Le siguieron el achicamiento del espaciamiento entre surcos y la modificación de la fecha de siembra, con el 40 por ciento; el desmalezado manual y la limpieza de cosechadoras, con el 30 por ciento; y el control mecánico, con el 25 por ciento.



Fuente: La Voz del Interior

Viernes 01 de Septiembre de 2017

Etiquetas: aapresid, malezas

IPesasiloSolidagroIPCV