Sabias que los yuyos pueden ser sanos, comestibles y medicinales?


Las reconocidas malezas o "malas hierbas" que crecen en los campos, generalmente son consideradas como "negativas para la sociedad y perjudiciales para la economía"; sin embargo, el miembro de pro-huerta del INTA santafecino en Rafaela, Ricardo Ledesma y la emprendedora de comidas orgánicas Alejandra Pais indicaron las características, utilidades y proteínas que contienen los yuyos.



Según numerosas investigaciones, los yuyos han servido a la humanidad desde el paleolítico; el especialista enfatizó: "La naturaleza siempre nos ha dado lo que necesitamos, sólo tenemos que aprender a ver". En esta misma línea, explicó que estas hierbas son contenedoras de muchas vitaminas y proteínas, a menudo fundamentales para nuestra alimentación; tal es así que señaló como "interesante conocer la nutrición que proveen y los usos médicos que gestan".



Entre las malezas de mayor valor, mencionó la verdolaga, el diente de león, la ortiga, el taco de reina, la pamplina y el vinagrillo. "En su mayoría crecen en todo tipo de terrenos, son comestibles en su totalidad y tienen usos medicinales", dijo. Ledesma agregó que el INTA establece diversas estrategias sobre este alimento para conocer sus procesos y utilidades.



Frente al cambio ciudadano sobre una dieta variada, sana y rica en proteínas, llegaron los comederos como Bio Restaurant, primer lugar con certificación orgánica, ubicado en el barrio de Palermo, y coordinado por Alejandra Pais; es un espacio que ofrece comidas conscientes y naturales.



"Actualmente hay un gran consumo de hongos, yuyos y comidas orgánicas; si bien la gente se acostumbró a comer sólo lo que hay en la verdulería, ahora hay una ampliación del espectro alimenticio. Por eso, es vital conocer las frutas y verduras de época, consumir las de estación, no tirar y comer todo lo que nos ofrecen los vegetales porque todo se puede consumir: las semillas, el tallo, el grano y más", informó la gastronómica.



Fuente: Edición Rural


Jueves 22 de Diciembre de 2016

Etiquetas: alimentación

IPesasiloSolidagroIPCV