Para fertilizar con eficiencia, mas y mejores analisis de suelos


Fue la principal conclusión que surgió de una jornada organizada por la regional Aapresid de Río Segundo. Varios técnicos afirmaron que los diagnósticos no se están haciendo correctamente.



“Fertilizar, el desafío para ser sustentables”, fue el lema que eligió la regional Río Segundo de la Asociación Argentina de Productores en Siembra Directa (Aapresid), para su 5° jornada técnica de la que participaron más de un centenar de productores de la región.



Y el mensaje que se llevaron de los diferentes disertantes fue más o menos el mismo: como con las malezas y las plagas, para mejorar la oferta de nutrientes hace falta caminar los lotes y hacer muchas muestras, para que los análisis de suelos arrojen resultados que permitan una mayor eficiencia en la aplicación de fertilizantes.



Opiniones



Carolina Álvarez, técnica del área de Suelos del inta Manfredi, consideró que, por más básicos que sean, hay que relevar todos los datos del lote antes de hacer prescripciones sobre la necesidad de nutrientes: desde el promedio de lluvias hasta los tipos de suelos.



En ese marco, agregó: “Hay que tener cuidado con los análisis de suelos; son una herramienta más, muy útil, pero con limitaciones. Se necesita hacerlos con actualización periódica y muestreos de varias secciones. Hay que caminar el lote, sacar paladas de tierra en varias partes, para que el dato que después arroje el laboratorio sea representativo”.



Hugo Carricaburu, asesor privado, coincidió con Álvarez. “Hemos dejado los análisis de lado y hay que volver a hacerlos exhaustivamente. Los campos son como mosaicos, cada lote es diferente de otro. Hay que hacer foco en los análisis de suelos y que sean precisos. Los pocos análisis que se hacen, se hacen mal. Se ‘pica’ pocas veces el campo y se toma un lote como parámetro de todo el campo”, explicó.



Del mismo modo se expresó otro asesor, Agustín Bianchini: “El muestreo es la fuente de error más importante en el uso de análisis de suelo. Hay que caminar los lotes. Hacer varios muestreos”.



Déficits importantes



Según Carricaburu, es esencial retomar estas tareas para revertir el déficit de nutrientes que es cada vez más grave. “Estamos tremendamente deficientes con la cantidad de nutrientes que estamos aportando a los suelos”, alertó.



En la zona del departamento Río Segundo, dijo que el maíz tiene 100 por ciento de deficiencia en nitrógeno y zinc, mientras que la soja tiene 100 por ciento de deficiencia de zinc. En fósforo, azufre y boro también hay déficits importantes, pero no tan altos.



Álvarez hizo foco en la pérdida de fósforo: “Nos lo estamos llevando todo y no lo re ponemos”. Mencionó al respecto que hay zonas de Córdoba con menos de diez partes por millón. “Hace más de 100 años que estamos haciendo agricultura; estamos en llanuras de las más ricas del mundo, pero hay que cuidarlas”, puntualizó.



Brechas de rendimiento



Carricaburu agregó además que esta deficiencia de nutrientes provoca que los cultivos no se expresen en su máximo potencial.



Al respecto, mencionó un atlas de rindes que muestra que en Argentina, el rendimiento promedio es de 27 quintales en secano, cuando con una buena fertilización podría llegar a 39; en trigo, de 30 quintales de media se podría subir a 52; y en maíz, el aumento podría ser de 68 a 116 quintales. “En trigo y maíz, hay un 41 por ciento de potencial que no estamos alcanzando”, resumió.



Fuente: La Voz del Interior - Favio Ré


Viernes 28 de Octubre de 2016

Etiquetas: suelos, maíz

IPesasiloSolidagroIPCV